viernes, 12 de octubre de 2012

¿Exteriorizamos nuestro estado de ánimos sin querer?

Hoy he limpiado el coche, por dentro y por fuera. Vale, ¿y? diréis mucho. Sería una chorrada más en vida diaria si no fuera porque mi madre me dijo que para limpiar el coche por dentro sólo había una razón viniendo de mí, porque estoy contenta.

Todo el mundo sabemos que nadie mejor que nuestras madres nos conocen, así que me ha hecho pensar y recapacitar y entonces quizás lleve razón, pero eso no quita que me haya dado otras de mis paranoias que suelo escribir.

Pues a lo que iba, me hizo pensar y recapacitar y dije, pues sin darnos cuentas en nuestro coche se refleja nuestro estado de ánimo, nuestra personalidad, nuestro yo interno y externo.

Estoy segura que algún que otro pensará que escapé del manicomio, pero yo creo que estoy bastante cuerda en cuanto a las cosas que intento de explicar. Pensé, normalmente limpiamos el coche por fuera, normalmente a presión en gasolineras para "aparentar" que está limpio, como las personas, fingimos estar bien aunque en nuestro interior no lo sea, es decir, como el interior de un coche que está sucio y rezamos por no tener que llevar a nadie ahí.

Hoy proyectado el coche como si fuera una persona, que a todo eso, no es mi coche, es mi Gusilú, sí, mi coche tiene nombre, ¿y qué? 

Entonces, como decía, me he dado cuenta que sin quererlo, proyectamos siempre nuestro estado ánimo en algo como puede ser el coche. En nuestra vida diaria somos más felices cuando desechamos lo que nos entristece y entonces es cuando lo hacemos con el coche, cuando estamos mal pero no queremos que se note, mostramos una sonrisa falsa, como cuando limpiamos el coche solo por fuera.

¿Mi motivo para estar feliz? No creo que sea necesario algún motivo para estar feliz conmigo misma.

Parece una tontería, pero yo creo que no lo es, solo quería compartirlo con ustedes, no estoy inspirada, por lo tanto, no me voy a enrollar como una persiana, lo dejo así, ya escribiré alguna paranoia mas detallada.

Un saludo de mi Gusilú particular. 

3 comentarios:

  1. Quizás se trate , de que el comentario viene de tu madre. Y, ¿quién mejor que nuestras madres, para saber de nuestro estado de ánimo?
    Todos nos reflejamos al exterior, sea con el coche, ordenar tu habitación, o cualquier otra cosa, que solo nos gusta hacer cuando mejor nos encontramos, o pretendemos estar.
    Yo tenía un amigo , muy desordenado, que solo arreglaba su cuarto cuando tenía una cita con una chica, para que la pobre, no se llevara un chasco al ver tal desorden en aquel tugurio. Un día ,ella se presentó en su casa de imprevisto, y la madre de él , la hizo pasar, mientras le decía lo desordenado que tenia el cuarto, su hijo. Cuando se vieron, después del impacto visual, se partieron de la risa, durante mucho tiempo, lo ordenaron juntos, y hoy siguen juntos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder que historia mas bonita Pedro, si en el fondo soy una romanticona :-$ Enfin, que sí, todos lo reflejamos de algún modo, aunque no creo que en el fondo sea tan malo.

      Eliminar
  2. Que gilipollez de historia la de pedroski, con perdón.

    ResponderEliminar