martes, 2 de octubre de 2012

¿Conocemos realmente a las personas?

Es curioso como muchas veces creemos conocer a alguien realmente pero resulta ser todo lo contrario.  Según quien sea esa persona, te puede llegar a doler o no, pero vayámonos al caso doloroso, que sea ese gran amigo, que sea ese amor de mucho tiempo, que sea incluso alguien de la familia, por qué no.

Entonces es cuando nos damos cuenta que las personas disponen de máscaras, una buena y otra mala, siendo en ocasiones la mala su verdadero rostro.

La verdad que sí que me siento bastante decepcionada, es algo que no soy capaz de entender o quizás la palabra exacta sería de asimilar, incluso he llegado a creer que incluso las personas que creemos que tienen una fuerte personalidad no es así, que siempre habrá alguien que la maneje como una marioneta, a su antojo y haciéndole sacar lo peor de sí mismo, esta parte que la otra persona desconocemos por completo.

Y me pregunto yo, ¿cómo puede alguien en teoría con una fuerte personalidad, convertirse en marioneta de lo malo? Quizás realmente es que no sea una marioneta, simplemente que lo ha estado ocultando por tanto tiempo que por algún lado tenía que salir.

Es cierto, no podemos esperar nada de nadie, porque si esperamos algo, siempre acabarán decepcionándonos. ¿Y qué ocurre cuando esta persona te promete miles de cosas aún en las malas? 

Está claro que hoy en día las promesas están para no cumplirlas, como decían por ahí, hoy en día lo único que se cumplen son los años, lo peor son cuando las personas pecamos de confiados o de inocentes, vete tú a saber y creemos aún sabiendo en nuestro interior que nos están mintiendo.

Sería fácil poner una barrera para no volver a caer más, pero somos seres humanos, esos seres que caemos una y otra vez, que queremos creer lo imposible, que queremos creer que con subir a la azotea llegaremos a la luna.

Pero los humanos tenemos eso tan "especial" de volver a tropezar con la misma piedra todas las veces que hagan falta. Solo aprendemos cuando el golpe duele lo suficiente para aprender y abrir los ojos, entonces es ahí cuando abrimos los ojos.

Cuando por fin abrimos los ojos descubrimos que no todo era como creíamos, que este amigo venía a nosotros por un interés en concreto, esta pareja te ha hecho vivir en un mundo de mentira o este familiar será capaz de matarte por un trozo de piso de tu abuelo.

Y es que aunque nos duela, el mundo se mueve por intereses. Poniéndome en plan romántica  porque lo soy para que negarlo  pensaba que lo único que movía el mundo era el amor. Hace poco leí en un ask en un respuesta que decía que lo único que mueve el mundo es el sexo. Esta respuesta me ha hecho pensar, llegando a la conclusión que el mundo se mueve sólo y únicamente por interés.

Así que si un mundo se mueve básicamente por el interés de sus componentes, es inevitable que esos lleven siempre una máscara para conseguir su fin. No me voy a poner a debatir ahora si el fin justifica los medios porque ya hay una entrada anterior sobre ello.

Cómo decía, las personas nos llegamos a poner una máscara para conseguir dicho fin, entonces, ¿a quien conocemos realmente? ¿Hay personas lo suficientemente transparente para poder llegar a conocerla?

He llegado a la conclusión que solo conoceremos bien a nuestros progenitores, aunque nunca sabremos según en que situaciones como actuaria.

Ahora es cuando realmente no esperaré nada de nadie, si viene malo pues no dolerá, si viene bueno, bienvenido sea.

Y para finalizar os dejos una pregunta, ¿qué máscara lleva tú puesta?

5 comentarios:

  1. no llevo ninguna @soytalcomosoy ;),prefiero ir d frente y pegarme el batacazo a ir de espaldas y que me pongan la cara colora.

    ResponderEliminar
  2. La mayoría, por no decir todos, tenemos una máscara. No necesariamente es para escondernos de nuestra verdadera forma de ser, también puede ser por miedo, complejo, vergüenza, miles de cosas.
    El tiempo que pasamos con nuestra máscara puesta ante los demás, es lo que a la larga, nos marcará nuestra verdadera cara. Unos aguantan poco, y rápidamente se les cala. otros van muy lejos en el tiempo con su falsa cara,pero también se descubren. Incluso habrá quien se muera con ella puesta y jamás descubramos cómo era en realidad, aunque estos son difícil de encontrar.
    ¿Dices que el amor mueve al mundo? No lo sé, ojalá.. aunque yo creo que el mundo lo mueve el dinero, la avaricia, el odio... El ser humano es capaz de hacer más cosas,y más graves, por odio, que por amor.
    ¿Y por dinero? ¿Que no seríamos capaz de hacer por dinero?
    Ya sabes , si quieres conservar a tus amistades, nunca , bajo ningún concepto,les pidas o les prestes dinero, puede que por ello dejen de serlo..

    ResponderEliminar
  3. Lleva razón Pedro, lo que el amor mueve el mundo lo pensaba antes, ahora dudo que las gentes se muevan por buenas intenciones, en fin, así vamos, de mal en peor.

    ResponderEliminar
  4. Y qué mejor ejemplo que las redes sociales, autenticas fábricas de máscaras. ¿quien dice toda la verdad por Internet? perfiles, seudónimos, anónimos, que fácil resulta decir las cosas bajo otra identidad, que levante la mano el que no tenga más de una, ja ja . ( yo confieso que también tengo alguna por ahí)psss, no te chives.

    ResponderEliminar
  5. Ya tengo algo para chantajearte... nahh es broma xDD
    Mi única máscara en las redes sociales es fingir que soy más feliz de lo que realmente soy ¬¬ pero bueno, todo llegará.

    ResponderEliminar