viernes, 7 de septiembre de 2012

Ser gilipollas, es aquí la cuestión

Esta mañana tenía las ideas claras para escribir, pero conforme pasan los minutos se me llena la cabeza de más ideas y las mezclo todas. A veces tener un blog personal no sirve de mucho si te sientes cohibida o luego tienes que dar explicaciones y digo yo, joder, es mi blog personal escribo lo que me de la gana y me desahogo como quiera, sin estar cohibida sin dar explicaciones luego.

Realmente no sé muy bien el cómo expresar todo. Quizás me vaya saliendo poco a poco sin querer o tendré que esforzarme en que me salga, pero sinceramente, hoy es uno de esos días que saldría con una escopeta y me pondría a dar tiros, me vendría genial, no es mala idea.

Yo creo que soy gilipollas, o tonta, o demasiada buena... vamos a dejarlo en gilipollas a seca. Creo que esperar algo de los demás no es bueno a veces, sobre todo cuando los demás te tienen como el hazmerreir y te decepcionan cada vez más.

En una entrada anterior pregunté si era real la vida que tenemos. Cada día tengo más claro que durante un tiempo he estado sumida en una gran mentira o esa es la sensación que me da cuando veo actuaciones y comportamientos que me dejan agilipollá perdida.

Me fue suficiente que me dijeran una frase, una sola maldita frase para sentirme así, que he vivido en una profunda mentira, que nada fue real y que mis sospechas eran ciertas. Pero luego ves acciones, y te preguntas, ¿donde quedaron todas esas palabras? ¿donde quedaron todos esos te quiero? Desde luego, una persona que lo único que trata es de pisotearte al máximo y demostrarte que nunca te respetó, que nunca estuvo realmente contigo, no es digna de nada, ni de recordarla un poquito.

Pero yo soy así, así de gilipollas, no puedo cambiar de la noche a la mañana, no sé fingir, claro, es típico en gilipollas como yo, que luego pasa lo que pasa, se ríen de ti y encima se buscan compañian para hacerlo doblemente mejor, pero para tí esa persona carece de inteligencia cuando sabes que no saben ni la mitad de la historia.

Cuando te levantas un día como hoy y te das cuenta que nunca fuiste nada importante, porque quien mal te trata nunca le interesaste, es cuando te empiezas a plantear muchas cosas. Es cuando te sientes tan.... tantas cosas que no voy a describir ahora mismo, pero que seguro que muchas personas habrán pasado por eso.

En realidad no quiero extenderme, no merece la pena perder un segundo más de mi vida en este tema, la verdad que me notaba bastante mejorada y debo seguir, las caídas a veces son duras, pero serán peores si no nos levantamos, seguir adelante es la única opción que queda, si es que de verdad nos apreciamos a nosotros mismos lo que otros no son capaces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario