miércoles, 22 de agosto de 2012

Creer o no creer en el ser humano, es aquí la cuestión

Cada x tiempo vivo una experiencia que me hace dejar de creer en el ser humano. Hace como dos o tres años lo que viví fue como la que era compañera de trabajo opinaba de otra algo así como "me alegro que haya perdido al niño que esperaba", no recuerdo exactamente las palabras, pero se alegraba que una de mi departamento hubiera abortado el hijo que tanto esperaba por complicaciones en el embarazo.

Fue la primera vez que me dio asco de verdad pertenecer a la raza humana, nunca imaginé que la maldad del ser humano fuera tan inmensa y grande como para desear la muerte de un inocente que aún ni había nacido.

Y preguntareis, ¿fue debido a algo? Pues fue simplemente porque recibió un arañazo en su coche y se lo asoció a ella, nada más, no hubo testigos ni nada que indicara la culpable, pero ella directamente la culpó y se alegró de ese hecho.

Conforme han ido pasando los días, he visto que las buenas personas ya no existen o quedamos tan pocas dispersa por el mundo que no nos encontramos. La ética y la buena moral ha desaparecido para dar paso al daño gratuito.

Recuerdo cuando mi profesor de filosofía nos dijo esa frase tan famosa de Maquiavelo, la conocemos todo el mundo, "El fin justifica los medios". 

Recuerdo perfectamente como nuestro profesor nos preguntaba si realmente el fin podía justificar todos nuestros actos, inclusos los malos. Media clase estaba de acuerdo con Maquiavelo y otra media no lo estaba. Yo me encontraba prácticamente que ni sabía que pensar al respecto.

Nuestro profesor, un hombre admirable, todo hay que decirlo, por su manera de hacernos pensar en todo, nos hacía ver todos los pro y contra de esa frase para que sacásemos nuestras propias conclusiones. 

Mi resultado fue que el ser humano eramos asquerosamente egoísta, ruin y dañino por naturaleza. Pero a lo que iba, ¿el fin justifica los medios? ¿es necesario hacer daño gratuito porque el fin lo justifica todo?

Una compañera de clase y buena amiga mía, contaba que las personas nos daba igual el resto y esta persona que sufre por culpa de otra puede ser tú, preguntaba, ¿por qué tenemos que guiarnos por la moralina barata cuando otros no lo tendría con nosotros?

En parte llevaba razón en lo que decía, pero yo siempre he sido de "trata a los demás como te gustaría que te trataran a tí", debe ser fruto de tantos años de religión y grupos religiosos, no lo sé, pero aún así, después de tantos años alejada, sigo pensando que no hay que ser tan ruin y asqueroso para conseguir dicho fin.

Y entonces nos llegó otro día, corriganme si me equivoco, que si mi memoria no falla, también de Maquiavelo que decía, "En la guerra y en el amor, todo vale".

Yo creo que si naciera en esa época y conociera personalmente a ese señor, me daría tanto asco que no sería ni capaz de mirarle a la cara. Me parece muy ruin que todo esté justificado y perdonado porque se ha hecho para llegar a su fin, sin importar lo que hay por medio, sin importar el daño que se pueda hacer, sin importar nada...

Pero me temo que eso no es una historia del pasado simplemente, también es del presente y me temo que del futuro.

Yo ya no creo en el ser humano por cosas como esa, creo que el señor Maquiavelo, si se levantara de su tumba, sería adorado fielmente y ciegamente por casi el mundo entero, es lo que tiene vivir en una humanidad que hay que erradicar porque no tiene solución.

Luego, están esas personas que se han dejado llevar por el movimiento de Maquiavelo que luego se lamentan cuando la vida le pone en su sitio, porque señores, no debemos olvidar que la vida, tarde o temprano nos pone a todos en su sitio, arrebatandole al ladrón lo que quitó y dándole a la victima lo que le robaron. Y por esas personas, no puedo sentir pena ningunas, lo intento, pero es que me da tanto asco esos humanos que lo único que me queda es la indiferencia.

Lo que tengo claro es que la humanidad deja mucho que desear, estamos tan inmenso en un mundo de egoísmo propio que no sabemos valorar las cosas y/o personas que realmente debería ser valorado y eso da como consecuencias que luego nos quedemos completamente con una mano detrás y otra delante, porque la vida te da la bofetada cuando menos lo espera.

Y ejemplos podemos poner muchos. Podemos poner por ejemplo de aquella mujer que se acuesta con todos los directivos para conseguir un alto cargo y luego cuando alguien lo consigue con esfuerzos y sudor se le asocia que lo ha conseguido por como en el primer caso sin ser verdad. Otro caso, aquel que aprueba un examen copiandolo de otro y la profesora decide suspender al que realmente ha estudiado por falta de pruebas. Otro caso, podemos poner miles de casos en el terreno amoroso y nunca terminaríamos. Y así podíamos poner miles de ejemplos.

Y si me preguntan si creo en el ser humano, mi respuesta es un NO rotundo, dejé de creer en ellos hace mucho tiempo y cada vez se gana mi desconfianza aún más. Presenteme a buenas personas, quizás así cambio de opinión, para el resto, solo me queda decir que valoréis vuestros actos hasta ahora y piensen si lo habéis hecho mal o no, quizás la manera de conseguir algunas cosas no haya sido del todo limpia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario