viernes, 25 de mayo de 2012

Inauguración del blog

No sé ni como empezar de nuevo un blog después de tantos blogs abiertos y mal acabado. Ni siquiera pensaba escribir un viernes-sábados casi la 1 de la madrugada que son. Serán mis ansias de expulsar algo o quizás será un modo de "agradecer" a quienes siempre le gustaron mis escritos.

Lo justo sería que como modo de inauguración me presentara, sí, sería lo justo, pero no, no lo voy a hacer. Hablar de uno mismo suena tan egoísta y egocéntrico que queda mal de cara a la persona, en este caso, de cara al público y ¿después que queda? Las personas por naturaleza cambiamos y esta descripción que nos hicimos de nosotros mismos queda tan lejana, tan fría, tan.... ¿falsa? No sería la palabra apropiada, pero sí lo que podría parecer.

Las personas afortunadamente o desafortunadamente cambiamos, aquella persona que era tímida, ahora es una brillante comercial, aquella otra que confiaba en sus amigos, ahora no confía ni de su sombra, aquella persona que siempre reía, ahora llora de amargura y ¿qué hay de aquella persona que creía en el amor? Ahora desconfía, cree que la utilizan.

Esa es una de las razones principales por las que odio dar una descripción de mí misma, ¿cambiaré? Seguramente que sí, ¿para cuando? No lo sé, hoy, mañana, el año que viene o cuando tú me hagas daño.

No es mi primer blog personal que escribo. Durante mi vida, que puede ser corta o larga según se mire, han pasado tantos blogs por mis manos que ahora mismo no sabría decir una cantidad exacta. Todos acabaron, como decía aquella canción "Nada es para siempre". Fueron ciclos de mi vida, ciclos que acabaron y con ella, el blog también acabó. Cada uno muestra una madurez diferente, mas triste, mas alegre, más humano, más frío... ciclos en nuestras vidas que nos enseña que no siempre todo será de color rosa, que no siempre seremos feliz y lo más importante, que para apreciar la felicidad, debemos sufrir.

No quiero hacer de la primera entrada algo aburrido que nadie quiera leer luego. Ni siquiera sé que escribiré aquí, de ahí mi título. Me gustaría decir que escribiré de un tema en concreto, pero mi mente es tan dispare como temas hay en el universo. Mi imaginación es tan grande como puede ser el firmamento.

Y quiero terminar, pero después de tanto tiempo sin escribir nada, me siento capaz de volver a ser yo, me siento capaz de expulsar todos los demonios que llevo dentro, me siento capaz de tantas cosas que temo por mí, temo por caer desde tan alto que reprimo todo lo que pueda llevar dentro.

Aunque sea un "simple" blog, para mí puede ser como desnudar mi alma, es como exponerme al peligro, es como buscar emociones nuevas, es como poder desahogarme, sí, vuelvo a ser yo después de tantos años sin escribir, vuelvo a decir, estoy aquí.

Mi primera entrada, que pretendía hacerla corta, es más larga de lo que finalmente quería, pero como quiero acabar ya, solo me queda decir que este blog irá dedicado a todas aquellas personas que en algún momento de mi vida se cruzaron conmigo y me animaron a escribir y cabezona que soy, no hice caso algunos, también va para aquellas personas que llevan tiempo insistiendo en que vuelva a coger papel y boli y escriba como hacía siempre, en un parque, en el bus, en el coche... donde me viniera la inspiración, que nosotros podemos esperar toda una vida a algo, pero nuestra amiga la inspiración no espera nunca. Finalmente quiero dedicar este blog también, a esa persona que acabo de conocer y me insiste en que lo vuelva a hacer después de conocer mis antiguos blog, y lo tengo que hacer, estoy amenazada de recibir una insistencia cada día (desde el cariño) y de recibir chantajes de algún estilo y no quiero que se me enfade la parienta.

Para acabar, me despido con un hasta luego, no sé cuanto de corto o largo será este hasta luego, pero volveré, claro que volveré, como vuelve una persona a su enamorado, como vuelve la sombra cuando sale el sol, como vuelve las estrellas al caer el manto de la noche, entonces, ahí estaré yo.

Y al no saber que poner como toque final, me despido de nuevo, con un hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario